El Atleti supera al Galatasaray (2-0) en un partido serio y en el que fue muy superior a su rival. Los colchoneros ya están en octavos de final.

atleti-galasatarai 01

Griezmann celebra uno de sus goles / Foto: AMGsports

2-Atlético de Madrid: Oblack; Gámez, Giménez, Godín, Filipe Luis; Koke, Gabi, Tiago (Saúl, m. 74), Carrasco (Óliver Torres, m. 70); Fernando Torres y Griezmann (Vietto, m. 67).

0-Galatasaray: Muslera; Denayr (Adin, m. 24), Chedjou, Kaya, Balta (Gümüs, m. 77); Kisa (Bulut, m. 62), Karacan; Sarioglu, Sneijder, Öztekin; y Podolski

Goles: 1-0. M. 12. Griezmann, de cabeza, tras un centro de Gabi. 2-0. M. 65. Griezmann, de nuevo a pase de Gabi.

Árbitro: Nicola Rizzoli (ITA), amonestó a Olcan Adin.

Incidencias: Partido correspondiente a la quinta jornada del grupo C de la Liga de Campeones, disputado en el estadio Vicente Calderón ante unos 50.000 espectadores

Muy buen ambiente en un Calderón sitiado por las fuerzas policías para disfrutar de una noche de Champions.

El Atleti salía con su habitual 4-4-2 con Griezmann y Torres en punta.

El Galatasaray, por su parte, presentaba un 4-2-3-1 con viejos conocidos del fútbol continental del más alto nivel como Sneijder o Podolski.

El Atleti controló los primeros compases de partido. Sin embargo la primera ocasión clara la tuvo el Galatasaray a través de la bota izquierda de Sneijder. Pase filtrado al holandés y su remate desde dentro del área se marchó cercano al poste izquierdo de Oblak.

Pero como ya estamos hartos de ver en un campo de fútbol, cuando un equipo perdona, el contrario se lo hace pagar. Y así lo hizo Griezmann, en estado de gracia, para rematar solo con su cabeza un centro de Gabi un par de minutos más tarde. 1-0 para los muchachos de Simeone.

Se ponían las cosas cuesta abajo para los colchoneros, que son el segundo equipo menos goleado de Europa – tras el Bayern – y con ventaja en el marcador se sienten muy cómodos. Más si cabe en su estadio.

En esta tesitura, si bien es cierto que no generaban ocasiones muy claras, eran los atléticos quienes dominaban el partido y los únicos en aproximarse a la portería rival. El Galatasaray trataba de buscarse la vida mediante contraataques, pero la presión alta y efectiva de los locales no les daba opción.

Por si fuera poca dificultad para los turcos, se lesionó su lateral derecho Denayer – joven promesa cedida por el Manchester City – y tuvo que entrar Adin.

Así continuó la primera parte, jugada sobre todo en mitad de campo visitante, con un Atleti que generaba peligro puntualmente a través de disparos lejanos y su especialidad: los córners y faltas laterales. También Griezmann tuvo una buena oportunidad con una falta desde el borde del área provocada por él mismo. Se estrelló en la barrera turca.

Terminó la primera parte, empezó la segunda, y a los cinco minutos Muslera evitó que Koke doblase la diferencia. Poco después el propio jugador de Vallecas lo intentó con un lanzamiento de falta que se marchó alto. La infracción había sido sobre Carrasco, y le valió a Adin una tarjeta amarilla.

Da la sensación de que hasta que Koke no abandone la banda y se ponga a jugar como mediocentro no dará su siguiente gran salto de calidad. Calidad y potencial desde luego que no le faltan.

El Atleti salió lanzado, asediando la portería turca y buscando cerrar el partido.

Circunstancia que se dio al filo del vigésimo minuto de la segunda mitad, cuando Griezmann empujó a la red – en ligero fuera de juego – un pase de la muerte de Gabi. Mismo goleador que en la primera parte y mismo asistente. Solo que esta vez más de medio gol debería ser atribuido al capitán colchonero.

Poco antes del gol, el centrocampista Kisa había dejado su lugar al delantero Bulut. Cambio ofensivo de los turcos que con el segundo gol atlético habría resultado necesario para tener opciones de remontar.

Y a partir del gol fue Simeone quien movió su banquillo. Primero dio descanso a su crack y bigoleador Griezmann para que entrase Vietto – quien muy pronto tuvo una clara ocasión que atajó Muslera -, y acto seguido fue Carrasco quien dejó su puesto a Óliver.

El trabajo para el portero uruguayo del Galatasaray se multiplicaba, y poco después tuvo que sacar una buena mano a un disparo seco y lejano de Fernando Torres.

A continuación Simeone hizo su tercer cambio: entró Saúl Ñíguez y se fue Tiago. Descanso para el veterano jugador portugués.

Enseguida fueron los turcos quienes tuvieron a hacer otro cambio obligado. Se marchaba el lesionado Balta y entraba Gümüs. Delantero por defensa.

Una de las pocas oportunidades del Galatasaray llegó con un lanzamiento de falta de Sneijder que paró sin muchos problemas Oblak. Quedaban menos de diez minutos de partido a esas alturas.

Por parte atlética, fue Óliver quien contó con una buena ocasión al borde del 90º minuto, con un disparo desde dentro del área que no salió ni muy fuerte ni muy colocado y paró Muslera.

Poco después llegábamos al final del partido, ganado con relativa facilidad por un Atleti que nunca fue brillante, pero sí serio y efectivo, y que en todo momento dominó al Galatasaray. Los colchoneros ya están en octavos de final.

 M. Warren-Piper
Fotos: AMGsports

.