En el regreso al Vicente Calderón de un ovacionado Raúl garcía, los del cholo Simeone se colocan en el primer puesto de la tabla junto con el Barcelona tras una remontada frente al Athletic de Bilbao.

Accion del partido / Foto: AMGsports

Accion del partido / Foto: AMGsports

2-Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Giménez, Godín, Filipe Luis; Koke, Gabi, Saúl; Carrasco (Correa, 58’), Vietto (Fernando Torres, 61’) y Griezmann (Savic, 88’).

1-Athletic de Bilbao: Iraizoz; Bóveda (Susaeta, 70’), Laporte, Etxeita, Balenziaga; Beñat, Iturraspe (Mikel Rico, 59’), Raúl García, De Marcos; Williams (Kike Sola, 86’) y Aduriz.

Árbitro: Martínez Munuera (Comité Valenciano). Mostró tarjeta amarilla al local Gabi (84’); y al visitante Aduriz (74’).

Goles: 0-1. 26’. Laporte. 1-1. 45’. Saúl. 2-1. 67’. Griezmann.

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 15 del campeonato nacional de liga de primera división jugado en el estadio Vicente Calderón. Raúl García volvía a casa y se llevó el reconocimiento de la que fue su afición durante muchas temporadas

Tras el pase de eliminatoria en competición europea, los dos equipos llegan a la 15ª jornada de Liga con diferentes propósitos. El Atlético de Madrid, con ocho partidos seguidos sin conocer la derrota, se presentaba esta tarde en el Vicente Calderón con la posibilidad de alcanzar al Barcelona en la tabla -tras el empate de ayer ante el Deportivo- y posicionarse así colíder. Por su parte, los de Valverde buscan sumar los tres puntos para acercarse a los puestos europeos de cara a la próxima temporada.

En la primera mitad no parecía verse un claro planteamiento para hacer daño a los leones. Quizá lo que le estaba faltando era precisión. Valverde llevaba muy bien estudiado el encuentro y eso se notaba. Trataban de aguarle la fiesta a los de casa.

En el minuto 19’ llegó una de las jugadas polémicas cuando Vietto cabeceó una rosca de Koke que entró entre los tres palos pero que el árbitro anuló por posición incorrecta.

Parecía que los locales comenzaban a tener el control del encuentro cuando en el 28’ de la primera mitad llegaba el primer tanto que subía al marcador por parte de los leones. Tras un saque de córner, después de una buena jugada del Athletic, Etxeita la peina en el primer palo y Laporte remata a la red en el segundo.

Los del Cholo buscaban sorprender a su rival por la banda izquierda para lograr el empate pero seguían con la falta de precisión de los primeros minutos. El partido estaba teniendo mucho ritmo y ambos equipos buscaban la portería continuamente.

Tras el tiempo añadido, el Atlético de Madrid -que no se quería marchar al descanso por debajo en el marcador- ponía las tablas en el encuentro después de un saque de córner de Koke y el remate de cabeza de Saúl en el primer palo.

La segunda mitad comenzó con sufrimiento para el Atlético ya que los de Valverde no paraban de llegar al área creando peligro haciendo que Oblak tuviera que trabajar más de lo esperado. Esto hizo que los aficionados se vinieran arriba y comenzaran a animar a su equipo para que no se vinieran abajo conscientes de lo que podían lograr si se quedaban los tres puntos en casa.

A punto estuvo en el 53’ de llegar el segundo por parte de los leones. Aduriz tuvo una clara ocasión con un mano a mano frente a Oblak que el portero logró despejar con éxito.

Cuando parecía que el Atlético de Madrid no tenía las ideas nada claras, Antoine Griezmann chutó la pelota desde la frontal del área, ajustada al palo derecho, para la sorpresa de Gorka Iraizoz. Tras un mal saque de la pelota por parte de Mikel Rico, el francés conseguía darle la vuelta al marcador cuando más perdidos se encontraban.

Los últimos minutos del partido resultaron cómodos para el Atlético, con buenas rectificaciones y una buena defensa. Pese a que los de Bilbao no se rendían en busca del dominio demostrado en otros momentos del encuentro y a un cansancio aparente por parte de los jugadores rojiblancos, conseguían mantener el resultado en el marcador.

Todavía no estaba todo dicho en el Calderón cuando el Cholo pedía a los suyos más que apretasen arriba mientras que el Athletic se mostraba muy fuerte en las contras.

La intensidad no bajaba por parte de ninguno de los dos equipos y ambos luchaban por un gol más. El Atlético pretendía un gol que pudiera sentenciar el encuentro y pasar los minutos finales con una mayor tranquilidad mientras que el Athletic no paraba de buscar el empate para no descolgarse del partido.

En un partido muy igualado, los del Athletic de Bilbao se pueden ir a dormir orgullosos de su buen partido en el que no han dejado de luchar. Quizá le ha faltado un poco de profundidad y convencimiento en un partido en el que los del Cholo no se mostraron 100% cómodos.

Finalmente, tras los tres minutos de añadido, el Atlético de Madrid, en los guantes de Oblak y en las botas de Griezmann, se llevó la victoria y los tres puntos que hoy saben especialmente bien para los del Manzanares.

 Carmen P.P.

Fotos: AMGsports

.