El Madrid vence 10-2 a un Rayo que jugó con nueve jugadores durante una hora. Al cuarto de hora el Rayo vencía 1-2 y estaba siendo superior al Madrid. Las decisiones del árbitro, muy cuestionadas por Paco Jémez. Primera vez en 55 años que un equipo marca diez goles en Liga.

Momento del partido jugado hoy en el Bernabéu / Foto: AMGsports

Momento del partido jugado hoy en el Bernabéu / Foto: AMGsports

10-REAL MADRID: Keylor Navas, Danilo, Pepe, Sergio Ramos, Marcelo (Lucas Vázquez (61′), Modric, Kroos, James (Kovacic, 64′), Bale (Arbeloa, 74′), Benzema y Cristiano Ronaldo.

2-RAYO VALLECANO: Yoel, Tito, Zé Castro (Montiel, 80′), Amaya, Nacho, Raúl Baena, Trashorras, Lass (Bebé, 64′), Jozabel, Pablo Hernández (Quini, 21′) y Javi Guerra.

GOLES: 1-0 M. 3 Danilo. 1-10 M.10 Amaya. 1-2 M. 13 Jozabed. 2-2 M.25 Bale. 3-2 M. 29 Cristiano Ronaldo, de penalti. 4-2 M.41 Bale. 5-2 M. 48 Benzema. 6-2 M. 53 Cristiano Ronaldo. 7-2 M. 60 Bale.8-2 M. 70 Bale. 9-2 Minuto 80 Benzema. 10-2 M.90 Benzema.

ÁRBITRO: Iglesias Villanueva (gallego). Expulsó con roja directa a Tito (15′) y a Raúl Baena con doble amarilla (21′ y 28′). Mostró tarjetas amarillas a Trashorras (15′), Paco Jémez -entrenador del Rayo- (15′) y Danilo (71′)

INCIDENCIAS: Estadio Santiago Bernabéu.61.564 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria de Jesús Samper.

El Real Madrid venció 10-2 a un Rayo en un partido reinado por un ambiente extraño. En los alrededores del estadio se sentía un aire electoral en el día de unas elecciones que podrían ser trascendentes para la historia de España. Y posteriormente, en el partido, el Madrid, su entrenador y su presidente fueron el foco de los pitos de su afición durante varias fases del partido.

El momento cumbre, sin duda, fue en torno al 12º minuto, cuando el Rayo estaba venciendo 1-2 a los madridistas y siendo de hecho superior a ellos. Pero mientras los rayistas tocaban y atacaban, fueron castigados duramente por el árbitro con las expulsiones de Tito, primero, y Baena después. La segunda expulsión, con 2-2 en el marcador, conllevó también un penalti para los blancos, transformado por Ronaldo y con el cual prácticamente se terminó el partido.

Hasta ese momento, en cambio, el encuentro había sido precioso. En un estadio bastante vacío y con muy pocos aficionados del Rayo, el Madrid salió con su once de gala. Los visitantes, por su parte, llegaban en una situación muy negativa: antepenúltimos y tras perder en casa contra el Málaga.

A pesar de todo, el Madrid se había adelantado en el tercer minuto de juego a través de Danilo, asistido por Bale. El brasileñó batió a Yoel por bajo.

Pero el Rayo se vino arriba, entre sonoros gritos de “Florentino, dimisión”, tocando el balón y yendo al ataque. Se nota el carácter y la valentía de su entrenador.

Y a los diez minutos empató Amaya al rematar de cabeza un córner. Se desencadenó el Rayo, titubeó el Madrid, y dos minutos después Jozaved, también de cabeza, puso por delante a los rayistas. Fueron momentos críticos para los locales, que oían los fuertes reproches de su afición, y veían como el Rayo les seguía atacando. En esta tesitura salvaba Keylor Navas el tercero y discutían entre sí jugadores clave como Ramos y Ronaldo.

Pero este periodo de sufrimiento local remitió cuando Tito les hizo un favor: fea entrada a Kroos en el centro del campo y primera tarjeta roja para los visitantes. También recibió amarilla Trashorras por protestar. A pesar de ello, los visitantes seguían presionando, pasándose el balón y tratando de atacar.

Paco Jémez optó por equilibrar a su equipo tras la expulsión quitando a Pablo Hernández – abrazado por su entrenador en el cambio – y metiendo al lateral Quini.

En el minuto 19 Baena recibió su primera tarjeta amarilla por otra patada a Kroos, y poco después empató Bale de cabeza, tras galopada y centro de Danilo. El brasileño aprovechó un gran hueco en la banda izquierda rayista.

A los 27 minutos también Nacho vio la amarilla por una falta sobre Danilo, y a continuación, el árbitro mató al Rayo y el partido al pitar un dudoso penalti de Baena sobre Ramos. De propina, segundo amarilla a Baena, y once contra nueve para la última hora de juego. Cristiano Ronaldo no falló y puso el 3-2 para su equipo.

Incluso con nueve intentó atacar el Rayo. Impresionante la actitud de los vallecanos, pero por supuesto cada vez que los madridistas atacaban encontraban más huecos que defensas visitantes. Realmente era un abuso y la sensación era que el árbitro se había cargado un partido precioso y fascinante en su primer cuarto de hora.

En una de éstas, la BBC aprovechó la defensa adelantada del Rayo para entrar sola ante Yoel, y Bale logró marcar el cuarto.

Con 4-2 nos fuimos al descanso entre pitos de la afición local.

La segunda parte tuvo poco interés por la abismal diferencia entre los equipos. Al tercer minuto Benzema marcó el quinto en su partido 200 en Liga, asistido por un James que repetiría asistencia poco después para facilitar el gol de Ronaldo. El portugués remató solo un buen centro del colombiano. 6-2.

El Rayo logró generar su mejor ocasión de la segunda parte en una incursión de Lass que recibió los aplausos del Bernabéu.

Pero los goles del Madrid seguían cayendo. El séptimo lo marcó Bale, asistido por Ronaldo, y el galés remató a placer, logrando su hat-trick. Acto seguido inició un carrusel de cambios en el cual entraron Lucas Vázquez por Marcelo – con lo que Danilo pasó al lateral izquierdo – y Kovacic por James para los locales, y Bebé por Lass para los rayistas.

Bale logró su póker a veinte minutos del final. Tras el gol, se veía a todos los jugadores del Rayo agachados, estirando y tratando de recuperar sus fuerzas. El partido, desde luego, ya no tenía ninguna gracia.

Danilo vio la amarilla por zancadillear a un Bebé que le había superado.

Benzema logró el noveno gol de su equipo a diez minutos del final, aprovechando una asistencia preciosa de Modric, y el propio francés marcó también el décimo al filo del minuto 90. Hat-trick para él y primera vez en 55 años que un equipo marca diez goles en un partido de Liga.

Para acabar, Jémez le regaló a su mediapunta de 17 años Jonathan Montiel su debut. Se marchó un tocado Zé Castro. Anteriormente el Madrid había metido a Arbeloa por Bale.

De esta forma terminó el partido, una vez más entre pitos, tras el cual Paco Jémez aseguró sentirse “pisoteado y humillado”, y aprovechó para desear felices navidades a todos, “incluido al árbitro”.

 M. Warren-Piper
Fotos: AMGsports

.