La Basílica de San Lorenzo se ha quedado pequeña para acoger a los centenares de personas que han acudido al acto de presentación de niños ante el patrón.

Comenzaba el día con la suelta de vaquillas en el coso oscense, pero como viene siendo habitual se está convirtiendo en un acto aburrido.

Un poco más, y casi coincidiendo con la presentación de los niños ante el patrón, se ha realizado el encierro infantil, “toros” muy particulares. Cientos de niños acudían a la puerta de la Basílica de San Lorenzo para participar en sus primeros encierros. Las peñas organizan esta cita, que se ha convertido en una de las preferidas para los niños.

Lo primero es calentar y prepararse para la carrera, algo que se hace con una divertida canción. Después, los honores al Santo, cantándole a San Lorenzo en vez de a San Fermín, con periódico en mano. Y tras esto, cohete y a correr.

La presentación de los niños ante el patrón ha durado más de dos horas y se ha convertido en uno de los más tradicionales y populares de las fiestas pese a su “juventud”. Las colas llegaban desde el altar de San Lorenzo hasta la calle Travesía de Espinosa de los Monteros.

Los oscenses han acogido este acto con mucho agrado y la emoción era muy grande al pasar a hijos, nietos o sobrinos ante la imagen de San Lorenzo.

Organizado por la Parroquia de San Lorenzo y la Cofradía de San Lorenzo, este Día del Niño se ha convertido, en unos años, en un acto tradicional que congrega a centenares de familias oscenses que acuden a presentar al patrón a los niños. Una cita que sirve para que los más pequeños conozcan la figura de San Lorenzo y su importancia en la ciudad. Este año podrán conocer las fiestas de San Lorenzo más detalladamente a través de un cómic.

La protagonista del cómic es Loreto una niña de 8 años que cuenta, las fiestas de San Lorenzo desde un punto de vista distinto, desde cómo se coloca el busto del santo en la peana, con la albahaca y los gladiolos, hasta la despedida al santo con todos los peñistas con sus pañoleta en alto, cantando ese “Adiós San Lorenzo, Adiós”. En este libro también encontramos la historia de la cofradía.

En el año 2008, ya se publicó un cómic sobre la vida del santo que se repartió a los más de 50 niños que comulgaron ese año.

Este año, además, se había adelantado el horario de la eucaristía a las 11 para que la presentación pueda realizarse de una forma más pausada, pero aún así el acto se ha extendido durante 2 horas.

Dentro del programa de actos de las fiestas patronales, la Banda de Música actuaba en el Quisco de la Música, “José Luis Sampériz” en el quinto aniversario de la muerte del Maestro. Alejandro Escuer, director de la Banda manifestaba sentirse emocionado por actuar en un día tan especial.

La agrupación oscense llevó al Parque Miguel Servet melodías laurentinas combinadas con ritmos latinos como salsa o merengue y pasodobles. Escuer explicaba que estas actuaciones acercan la Banda al público. Increible que hasta el Bimbó, son capaces, este grupo de músicos de hacer que suene muy agradable a los oídos. Con motivo del 70 aniversario de la reconstrucción del quiosco de música, la BMH ha querido incluir en su repertorio Laurentino “Huesca” de Emilio Gutiérrez, un músico y director de bandas militares que mostró gran interés en que la acústica de este quiosco fuese la correcta.

La Banda de Música cerraba su ciclo de actuaciones, hasta el día 15 en la ofrenda, con un muy buen sabor de boca y con el cariño de los oscenses y no oscenses que les ven tocar durante estos días festivos.

Tras la comida con las familias y amigos, ¡ A los Toros!, de camino al coso oscense, y como ya viene siendo habitual en los últimos años, se hace oir la protesta de los antitaurinos en la plaza de Santo Domingo ante la mirada de las fuerzas de seguridad y los que van a disfrutar de los toros, todo se desarrollo con calma y sin incidentes dignos de reseñar.

La tercera de feria con toros de la ganadería de de Buenavista bien presentados en líneas generales, pero que dieron un juego desigual y con falta de fuerza. En esta ocasión hubo tres cuartos de entrada con un cartel muy atractivo.

Antes del comienzo del festejo la empresa Albahaca y Plata rendía un homenaje al cuadro médico de la plaza en señal de agradecimiento por su dedicación y buen hacer y al que se sumaron los tres toreros. El equipo está compuesto por los doctores Enrique Crespo, Eduardo Hevia, José Ángel Velilla y José María Velasco, y los enfermeros José Antonio Márquez, Flor Gómez, José Ignacio Sánchez y Silvia Martín. Además, se ha mencionado la inestimable labor de los voluntarios de Cruz Roja Española.

Enrique Ponce volvió a demostrar el momento por el que atraviesa y es que parece que para el de Chiva no pasan los años. Sigue con la misma ilusión y en Huesca no defraudó en su primero con un toro que no era fácil y con mucho peligro y que apretó en el caballo con mucha fuerza. Pero con su torero suave y lleno de plasticidad y con mucha complicidad del público consiguió cortar una oreja. Le costó doblar al astado lo que enfrió los ánimos. En el cuarto volvió a sacar de donde no había, como ya había hecho en otras muchas ocasiones, y de nuevo mandó con la muleta con suavidad y constancia hasta que el toro se apagó, se quedó sin premio, pero con una gran ovación de los aficionados.

Antonio Ferrera regresaba a Huesca y lo hacía queriendo demostrar que se ha ganado un hueco en los grandes carteles. No tuvo fortuna con su primero con un toro con poca fuerza y sin casta y al que prácticamente no pudo ni mirar a la cara. Era imposible y su labor quedó silenciada. En el quinto se esforzó y a base de tesón y un gran final de faena consiguió las dos orejas y abrir la puerta grande. Destacó en banderillas con un gran tercio y le puso todo el coraje necesario con la muleta para acabar con el público entregado.

Y cerraba el cartel un Miguel Ángel Perera que tuvo la suerte, entre comillas, que le tocara un manso por todos los lados. Se fue directo a la puerta de toriles ante la desesperación del diestro. En el sexto quiso quitarse la espina y con el que cerró plaza se la jugó, se metió entre pitones y dio algo de emoción, además de alguna tanda de mucho mérito y bien ligada. No le quedó más remedio que arrimarse y se llevó una oreja con una estocada tendida, pero efectiva. Cortó una oreja con petición de la segunda por parte del público. Perera la lanzó al ruedo en forma de protesta a la presidencia.

Tras la salida de los toros debe haber un momento para ver jotas antes de ir a por los conciertos de otro tipo de músicas y hoy también nos damos una vuelta por el concurso nacional  de recortadores.

Y vamos con los conciertos de los que se ha podido disfrutar: Domador y Leiva en el Recinto de Peñas, en la plaza General Alsina  dentro del XVIII Festival iberi@huesca.folk Olga y los Ministriles.

También nos hemos pasado pora la Plaza Luis López Allué, a escuchar y bailar con  la Orquesta. Swing Latino.

Y sin dudarlo a los grandes Enemigos Íntimos (Tributo a Sabina), En la plaza de Navarra y otro tributo en el Paseo Ramón y Cajal, Seven (Tributo a Fito y Los Fitipaldis).

Y también para el que se haya podido acercar a Walga como no podía faltar el observar “Las Perseidas” o ” Lagrimas de San Lorenzo”.

Y así sin darnos cuenta, hemos pasado el ecuador de las fiestas.

Fotos: C.Pascual, Jim, Ramón Pinedo