Segundo partido seguido de la SD Huesca en El Alcoraz y ante otro rival de entidad como es el Rayo Vallecano. Encuentro animado por la grada visitante y muy igualado en el terreno de juego que acabaría decantándose a favor de los locales.

Marcador final del partido

2-SD Huesca: Remiro, Jair, Aguilera, Ferreiro, Melero (Luso 84’), Cucho, Pulido, Akakpo, Brezancic (Alexander 36’), Sastre, Rescaldani (Gallar 58’).

1-Rayo Vallecano: Alberto, Chechu Dorado (Domínguez 80’), Moreno, Trejo, Embarba (Lass 35’), Baiano, López, Velázquez, de Tomás, Santi, Beltrán (Trashorras 58’).

Goles: 0-1 Trejo (16’), 1-1 Aguilera (46’), Cucho (78’).

Árbitro: Arcediano Monescillo. Amarillas a Alexander (59’), Unai López (65’), Velázquez (87’), Baiano (91’), Santi (93’).

Incidencias: Partido correspondiente a la séptima jornada de la Liga 1/2/3 disputado en El Alcoraz ante unos 3.300 espectadores, unos 200 del equipo visitante, se guardó un minuto de silencio en honor del expresidente de la SD Huesca Néstor Gavín.

Respetuoso minuto de silencio el guardado por ambos conjuntos y aficiones en recuerdo del recientemente fallecido expresidente del Huesca Néstor Gavín antes del pitido inicial.

Comienza el encuentro y se ve un conjunto aragonés con muchas ganas, presionando muy arriba la salida de balón desde la portería de Alberto y controlando mucho la pelota. Se les ve muy cómodos con el balón en los pies y trazan sus ataques mediante el juego colaborativo, muy entretenido para la grada, que ven como su equipo juega bien al fútbol. Al Rayo Vallecano le cuesta unos minutos entrar en el partido pero cuando lo hace, lo hace bien. La velocidad de los hombres de arriba como Trejo y Embarba pone en aprietos a Jair y Pulido, que deben esforzarse mucho para frenar a estos rapidísimos jugadores.

Se cumple un cuarto de hora de partido y llega la primera ocasión clara del equipo visitante, un disparo de Trejo que permite a Remiro lucirse, volar hacia su escuadra derecha, y evitar el primer gol, sin embargo en el saque de esquina que vendría a continuación Jair cometería una falta dentro del área sobre el mismo delantero que Arcediano Monescillo sanciona con la pena máxima. Es el propio Trejo el que transforma el penalti en gol, lanzándolo a lo Panenka y engañando a Remiro que se tira a su derecha.

El gol no cambia demasiado el planteamiento del partido que proponen ambos equipos, los visitantes se sienten cómodos dejando la pelota a su rival y buscando aprovechar esa velocidad tan peligrosa y que tanto juego le pueden sacar, mientras que el Huesca rebaja su presión del área rival a su propio campo, manteniendo la posesión y disfrutando de varias ocasiones que acaba desbaratando la defensa. Mediada la primera parte llega la mala suerte en forma de lesión a ambos conjuntos, del lado visitante cae Embarba siéndole imposible continuar, por él entraría Lass. Del lado local sería Brezancic quien se echaba la mano a la zona trasera de su pierna en una carrera sin consecuencia, también debe ser sustituido y entra Alexander, que ocupa el lugar de Akapo y éste el del jugador lesionado.

El último cuarto de hora el ritmo del partido desciende mucho, teniendo algún momento de brillantez en jugadas puntuales en ambas porterías y, cuando ya se estaba esperando el pitido del árbitro para mandar a los jugadores a vestuarios llegaría la jugada del empate. Melero se hace hueco por el centro y habilita al Cucho en la derecha, donde se queda solo, centra el área y Aguilera en el segundo palo conecta un potente cabezazo para batir a Alberto, que está realizando un gran partido, para igualar el marcador. Aún quedaría una última jugada en la que el Rayo mandaría el disparo por encima de la portería de Remiro.

Vuelta de vestuarios y ocasión del Huesca, fuerte presión que ocasiona un buen robo y Ferreiro llega a línea de fondo, centra raso a Rescaldani al primer palo que falla una oportunidad muy clara. Esta ocasión sería correspondida de manera doble por parte de los madrileños, primero un disparo cruzado de Trejo que sale rozando el palo y después otro disparo raso de Moreno en el que Remiro muestra su gran calidad cuando ya se cantaba el gol.

Después de estos minutos frenéticos y cuando se empieza a regular el ritmo del encuentro es el Rayo quien cambia su planteamiento de la primera parte y decide jugar con el balón en los pies, triangulando bien para crear ocasiones y sin dejar de lado esa velocidad que tanto daño hace a los defensas Huesca, prueba de ello es la ocasión de Santi, marchándose por velocidad de forma clara y plantándose en el área ante Remiro, que le saca el uno contra uno. Los locales no se ven en el partido hasta pasado el primer cuarto de hora, cuando se vuelve a llegar a la meta defendida por Alberto.

Tanto Rubi como Sánchez deciden hacer su primer cambio voluntario a la vez, dando entrada a Trashorras y Gallar, que serían muy participativos en los siguientes minutos. Los jugadores locales se ven con posibilidades otra vez de retener los tres puntos en casa, la entrada de Gallar deja al Cucho en el centro y se disfruta de ocasiones para ello, sin embargo el Rayo no se iba a quedar atrás, vuelve a dejar el balón en los pies de los jugadores rivales y seguir confiando en la velocidad de sus contras. Mediada esta segunda parte la igualdad es tremenda y cualquiera podría dar una alegría a su afición.

La confianza de los locales se va recuperando, y prueba de ello es que reaparece la presión arriba, ahogando la salida de balón de los madrileños. Con un cambio por hacer y planteándose Rubi meter más leña arriba con el Chimy Ávila, una jugada por la izquierda de Akapo dejando rivales atrás a su paso, balón que mete al área para Gallar que, con un regate magnífico, llega a línea de fondo y manda el balón al corazón del área donde aparece el Cucho para perforar la red con un potentísimo remate y adelantar a la SD Huesca. Este gol hace que sea Domínguez el que entrara al terreno de juego a engrosar el potencial arriba del equipo visitante y que en cambio Rubi saque a Luso, buscando ese control en el medio campo que de un poco de tranquilidad al equipo.

El Rayo se tiene que volcar al ataque si quiere tener opciones de empatar, esto hace que atrás estén más flojos y el Huesca, además de controlar el partido, tenga grandes opciones a la contra a través de Gallar y el Cucho, que están muy activos. Una jugada del Cucho entrando al área por la izquierda provocaría la falta de Velázquez en el mismo límite del área que sería penalti, uno para cada equipo. Es el propio Cucho quien decide lanzarlo buscando la escuadra de Alberto pero se le va fuera. Esto espolea a los madrileños que atacan con más ansiedad pero dejando más perjudicados a sus defensas. Al final los oscenses son capaces de retener el resultado favorable y abortan toda posibilidad visitante, que tampoco llegan a forzar a Remiro como en otros momentos del encuentro.

El Alcoraz ve como, por segunda jornada consecutiva, los tres puntos se quedan en casa. Un partido muy igualado que se supo ganar y que la grada reconoce con una gran ovación cuando los jugadores se van a vestuarios. Los jugadores del Rayo Vallecano también agradecen a su afición el apoyo durante todo el encuentro, en el que no han parado de animar.

Fotos: C.Pascual