La octava edición de la Carrera San Silvestre de Huesca ha reunido a cerca de 1.500 corredores, muchos sin dorsal, hacia los cuales han ido dirigidas las críticas del presidente del Club Atletismo Huesca, Antonio Gutiérrez, por ser “insolidarios”.

Muchos de los participantes han ido disfrazados / Foto: C.Pascual

La capital altoaragonesa ha vuelto a despedir el año con la celebración de la octava San Silvestre, en esta ocasión los dos vencedores han sido en categoría masculina, Arturo Orodea y en categoría femenina Carmen Dieste.

El Club Atletismo Huesca, Corredores Oscenses y la Fundación Alcoraz han organizado en el último día del año, como ya viene siendo habitual, la popular San Silvestre de Huesca. Se han recorrido dos circuitos, uno corto de 888 metros para menores de 12 años y uno largo de 5.880 metros para el resto de atletas, ambos con salida y llegada en la plaza Navarra.

Los beneficios de la inscripción con un coste de 3 euros se hace a beneficio de los Hermanos de la Cruz Blanca.

La carrera de carácter no competitivo se ha celebrado como ya es habitual en un ambiente festivo y alegre, muchos de los participantes han corrido disfrazados para el regocijo de los congregados viendo esta, ya tradicional, carrera de la capital oscense.

Fotos: C.Pascual