Encuentro entre dos conjuntos que optan a jugar en La Liga Santander la próxima temporada y que trae de nuevo a Anquela a la que fue su casa. El Real Oviedo perdonó su dominio durante la primera parte, con penalti detenido por Remiro, y la SD Huesca no supo aprovechar sus mejores minutos en la segunda. Empate que satisface pero no entusiasma a ninguno.

1-SD Huesca: Remiro, Jair, Aguilera, Luso (Camacho, 80’), Ferreiro, Gallar (Cucho, 66’), Rulo, Pulido, Chimy Ávila (Rescaldani, 83’), Alexander, Sastre.

1-Real Oviedo: Herrero, Johannesson, Forlin, Carlos Hernández, Aaron, Folch, Linares (Toché, 85’), Christian, Berjon (Mariga, 90+1’), Rocha (Hidi, 75’), Mossa.

Goles: 1-0 Gallar (30’), Aaron (70’).

Árbitro: Moreno Aragón (comité madrileño). Amarillas a Forlín (12’), Christian (22’), Hernández (46’), Sastre (80’).

Incidencias: Jornada 21 de LaLiga1/2/3 disputada en el estadio de El Alcoraz ante 4.200 espectadores aproximadamente.

Cae la noche en la capital altoaragonesa y se encienden las luces para ver un nuevo partido de altura, de nuevo juega el líder contra otro equipo que busca el ascenso directo, en esta ocasión contra el Real Oviedo de Anquela, ex entrenador azulgrana, que fue muy bien recibido por la afición.

Comienza el encuentro con un Oviedo saliendo a morder, rompiendo con la tónica habitual de los últimos partidos en los que el conjunto local tenía acostumbrada a la grada a empezar dominando. Ocasión clara, que iría avisando del peligro visitante por banda derecha, a través de Johannesson, quien deja en la estacada a varios rivales y la jugada acaba con un potente disparo de Rocha fuera. En estos primeros minutos la única ocasión de esperanza para los locales es un disparo desviado de Ferreiro tras una jugada colectiva.

En estos momentos en que se ve tan difícil el encuentro llegaría otro pinchazo más, una buena jugada a la contra que le llega a Aaron dentro del área y Luso no puede evitar tocarle el tobillo mientras iba en carrera, provocando un penalti que lanzaría Linares pero que Remiro detendría haciendo vibrar a la grada aún más que si el Huesca se hubiera adelantado en el marcador.

Parecía que esto auparía a los jugadores locales, sin embargo el control del encuentro seguiría en botas asturianas, que intentaban por todos los medios abrir el marcador sin éxito. Tantas oportunidades perdonadas se acabarían pagando y poco a poco el Huesca iba despertando, ganando en posesión de balón y acercándose al área de Herrero, aunque el ritmo lo seguían marcando los ovetenses. Tanto es así que, a la media hora, cuando Herrero se dispone a patear el esférico desde su área no se da cuenta de la presencia de Gallar junto a él, quien le roba la pelota y adelanta a los aragoneses. La grada estalla de alegría; se sabe que no se merece, pero estos partidos se resuelven en detalles.

Con el gol el conjunto de Anquela baja un poco el ritmo. Siguen llevando el control del juego y se acercan mucho al área de Remiro pero ya no es lo mismo, ahora el Huesca también da sensación de crear peligro en el área de Herrero. Los últimos minutos de la primera mitad parecen no tener dueño, yendo de un área para el otro, hasta que una jugada larguísima de los azulgrana con varias oportunidades de peligro lleva hasta el minuto 45. Jugadores a vestuarios.

Vuelven los jugadores al campo tras el descanso y empieza un partido nuevo. Otra vez salen a medirse, sin un claro dominador como sí ocurrió en la mayor parte de la primera mitad. Se juega mucho en el centro del campo y se ven faltas que frenan al rival antes de dejar que haya jugadas completas.

El ritmo del encuentro es más tranquilo, siendo esta vez los jugadores de Rubi quienes van marcando los tiempos, tocando mucho en el centro del campo donde Aguilera y Sastre se han hecho con su espacio, por el contrario la emoción ya no es tanta y tanto Herrero como Remiro viven minutos muy tranquilos, en los que lo único destacable es un golpe entre Christian y Remiro en un centro al área que despeja el guardameta local pero que debe ser atendido por las asistencias.

Con la entrada del Cucho al campo, que no fue titular debido a problemas de salud durante la semana, le cambia la cara al encuentro. Es ahora el conjunto de Rubi quien acorrala al Oviedo en su campo, explotando mucho la velocidad de delanteros como Chimy y Cucho y es en este momento, cuando mejor está jugando el Huesca durante los 70 minutos de encuentro, cuando Aaron se saca una jugada individual de la chistera para poner el empate. El gol provee de energías renovadas a los jugadores asturianos, que vuelven a tomar la iniciativa en búsqueda de otro gol que no se ve tan lejos.

Ya se va intuyendo el final del encuentro y los jugadores empiezan a notar los nervios propios de quien sabe que tenía más, para unos, o que puede más, para otros. Se ha perdido el orden y se ataca casi a la desesperada. Rubi agota los cambios, dando entrada a Camacho y Rescaldani; y Anquela haciendo lo propio, dando entrada a Toché.

La afición está muy enfadada con la actuación arbitral, a quien recriminan cada acción y su falta de decisión a la hora de amonestar a los jugadores.

Final del partido en El Alcoraz, donde no se ve algo que no sea una victoria desde hace muchos encuentros, entre primero y tercero de La Liga1/2/3, en un partido que era para ganar y que el reparto de puntos ni favorece ni castiga a ninguno.

Fotos: C.Pascual