Parejo metió un triple a 9 segundos del final para poner el 79-78 en el electrónico y dejar con el corazón en un puño a jugadores, cuerpo técnico y afición del Levitec Huesca.

Marcador final del partido

81-Levitec Huesca: Pérez (5), Sergio Rodríguez (16), Sans, Van Wijk (13) y Fontet (12). Quinteto inicial. Motos (10), Durham (6), Dieninis (3), Vashil Fernández, Marzo (5) y Adekoya (11).

78-Cáceres: Oliver, Parejo (17), Grabauskas (9), Rakocevic (25) y Warren Andrew (9). Quinteto inicial. Olajide (7), Dani Martínez (5) y Ngouda (6).

Parciales: 21-19, 14-18, 25-14 y 21-17.

Árbitros: Martínez-Aranzana. Eliminado por personales Grabauskas.

El acierto de Van Wijk desde la línea de personal dio algo de aire a Levitec Huesca ante un Cáceres que, por medio de Dani Martínez tuvo oportunidad de ir a la prórroga. Falló dos veces desde el perímetro, en dos lanzamientos muy forzados, que afortunadamente se quedaron en nada.

Cáceres llegó al Palacio de los Deportes muy mermado. Sin tres jugadores importantes en su plantilla –Jakstas, Corrales y Pérez- por lesión, el objetivo del Levitec era hacer un partido a un alto ritmo, de desgaste. Un juego de acoso y derribo estando siempre cerca del rival en el marcador, que sintiera que el partido, cuando entrara en esos minutos decisivos, perdiera frescura ante un Levitec con más jugadores.

Cáceres es consciente de que hasta que no recupere a esos jugadores clave tiene que ser más equipo que nunca. Y ofreció resistencia en todo momento. Vivió mucho desde el exterior con el acierto de Rakocevic y Parejo, ambos por encima del 70% de acierto en tiros de tres. El primer cuarto lo cerró Levitec Huesca con una leve ventaja, metiendo rapidez a cada acción por la pausa del rival y la lesión de Sans a los dos minutos de empezar el partido, que se hizo daño en su tobillo izquierdo cuando llevaba la bola en una contra. El escolta ya no volvió a la pista.

El segundo cuarto dibujó momentos duros para los de Guillermo Arenas. Un parcial de 3-12 obligó al entrenador asturiano del quinteto altoaragonés a reordenar la tropa en un tiempo muerto que sirvió para cerrar la herida, evitar que Cáceres se envalentonara y empezar a cocer al rival con el objetivo de que el paso de los minutos lo degastara físicamente. Además, a 33 segundos del descanso Warren se lesionaba en un choque con Fontet con lo que Antonio Bohigas perdía una rotación más sobre la pista.

Subsanado ese parcial, con la reanudación del partido tras el vestuario parecía que la operación desgaste iba a dar resultado. El cuarto se saldó con un 25-14 y Cáceres, ya se sabe que las desgracias nunca vienen solas, perdió durante unos minutos a Olivier al intentar robar una bola a Fontet bajo el aro extremeño. Su golpe de espaldas se escuchó hasta en la zona alta del Palacio. Afortunadamente quedó en un susto y luego regresó al parquet.

El último cuarto fue decisivo. Levitec no supo ampliar la diferencia en el electrónico y Cáceres se convenció de que podía ganar. Los de Arenas combinaron desaciertos con aciertos; igual que un Cáceres que se llevó la peor parte en los momentos finales. Al final, Levitec suma una nueva victoria, encadena dos consecutivas y ve mejor la LEB Oro.

Fotos: C.Pascual