En la primera mitad el Rayo ha sido un verdadero vendaval para el Huesca, que si bien en la segunda mitad ha intentado reponerse, no ha podido con el castigo de la primera parte.

Marcador final del partido

3-Rayo Vallecano: Alberto; Moreno, Velázquez, Dorado, Baiano; Unai López, Beltrán, Trejo (Elustondo 68′), Embarba (Bebé 78′), Santi Comesaña (Armenteros 68′) y Raúl de Tomás.

0-SD Huesca: Remiro, Jair, Iñigo López, Carlos David (Rulo 45′), Alexander (Rescaldani 70′); Aguilera, Lluis Sastre, Melero; Moi (Camacho 62′), Ferreiro y Gallar.

Goles: 1-0 Velázquez min. 12. 2-0 Embarba min. 13. 3-0 Raúl de Tomás min.35.

Árbitro: Pulido Santana. Amarilla Jair 25’. Comesaña 67′. Ferreiro 71′.

Incidencias: Jornada 28 de LaLiga 1/2/3 jugada en el Estadio de Vallecas ante unos 12.000 espectadores en las gradas donde hubo unos 500 aficionados del Huesca. Se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento del ‘ertzaina’ Inocencio Arias durante los enfrentamientos entre los radicales del Athletic de Bilbao y el Spartak de Moscú en la eliminatoria de Europa League.

Llegó uno de los encuentros que más apetecía ver en esta Segunda División. Un segundo contra primero, un Rayo- Huesca, ¿qué más se puede pedir? Como esperábamos, no decepcionó. Sobre todo a los aficionados rayistas, que vivieron un 3-0 con goles de Velázquez, Embarba y Raúl de Tomás.

La pelota echó a rodar con el respeto del que sabe que se juega mucho más que tres puntos. Tras diez minutos de no cometer fallos por parte de las dos escuadras, los locales se hartaron y empezaron las hostilidades. Comenzaba la fiesta en Vallecas. Y daba comienzo de la mejor manera para los aficionados del Rayo: con dos goles. El primero lo lograba Velázquez, que volvía a la titularidad para ser el más pillo de los 22 y embocar a gol un balón que no acertó a despejar Remiro.

El segundo de los goles llegaba apenas un par de minutos más tarde, en una jugada personal de Álex Moreno, que llegó a línea de fondo y aún le quedo oxígeno para buscar a Embarba. El extremo, todo corazón, se sobrepuso al leve despeje de Remiro para hacer subir el 2-0 al luminoso. Los de Rubi se encontraban de buenas a primeras con el partido muy cuesta arriba y sin visos de que la remontada fuera posible, más cuando su mejor futbolista, Melero, estaba completando uno de sus partidos más grises… por no decir negros.

Y como el fútbol no suele engañar y el que busca el gol, normalmente lo consigue, el siguiente gol también lo iba a firmar el Rayo y su mejor ‘escritor’, Raúl de Tomás. Un disparo en semifallo de Baiano, poco acostumbrado a estos desafíos, se convirtió en el mejor centro posible a un Raúl de Tomás que vive en un estado de gracia permanente. Tres a cero y la sensación de que, si querían, los de Míchel podían hacer más sangre de un desquiciado Huesca.

La segunda mitad siguió los mismos tintes. El Rayo buscaba la portería contraria con insistencia, pudiendo hacer dos tantos más en sendos errores de Comesaña y Álex Moreno, mientras que el Huesca intentaba ponerse bajo refugio de la tormenta que habían propuesto los franjirrojos. El único que salía del paraguas para probar algo diferente era Gallar, pero sin un acompañante con el que compenetrarse, sus acciones se diluían como su equipo en el verde. Los primeros 45 minutos ya habían dictado sentencia y ambos firmaron una tregua para llegar sin daños al final.

Finalmente, un 3-0 con el que el Rayo presenta no ya su candidatura al ascenso, sino a ser el campeón de esta liga de plata. El Huesca, por su parte, ve acercarse poco a poco a sus rivales, quedando cinco puntos por encima del segundo, el Rayo de Míchel.

Efe
Fotos: C.Pascual