A pesar de haber jugado uno de los mejores partidos de toda la temporada, Levitec Huesca se vio sobrepasado por ICL Manresa faltando 50 segundos para el final y cayó derrotado por 5 puntos ante uno de los conjuntos más poderosos de la categoría.

Marcador final del partido

77-LEVITEC HUESCA (26+19+18+14) Motos (6), Fernández (12), Sans (5), Marzo (12), Van Wijk (16) -cinco inicial-. Rodríguez (12), Durham (0), Pérez (2), Adekoya (12).

82-ICL MANRESA (14+21+24+23) Lundberg (13), Sakho (2), Hamilton (0), Costa (10), Muñoz (12) -cinco inicial-. Trias (15), Jou (0), Martin (15), Allen (7), Gintvainis (8).

Árbitros: García León-Langa de Martín. Eliminado por personales Pablo Pérez del Levitec Huesca.

Parciales: 26-14, 19-21, 18-24 y 14-23.

Cincuenta segundos y la diferencia de criterio arbitral han evitado al Levitec Huesca un triunfo brutal ante un Manresa que se las debía prometer muy felices y tan solo se puso por delante en el electrónico a menos de un minuto del bocinazo final. El deporte es así de cruel. Cuando ganas sobre la bocina la felicidad es inmensa, cuando pierdes sale la cara b de la alegría. Levitec se hundió en los últimos minutos por malas selecciones de tiro y, quizá, agobiado por las diferencias de criterio arbitral al señalar personales. Hay hechos que son incuestionables como el peso de los jugadores. No es lo mismo jugar con Trías, Lluis Costa y Nacho Martín que con Adekoya, Sergio Rodríguez y Van Wijk. Es una pena, pero es así. Los galones pesan, como en la vida misma.

Levitec Huesca llegó al parquet con una idea clara; ante la falta de Fontet y las molestias físicas arrastradas durante la semana por varios jugadores, casta. Si hay que perder, se pierde. Pero sin dejar un resquicio al rival de que iba a tener un paseo triunfal. Manresa tiene un quinteto titular que asusta y otro de reserva, que también. Ya dijo Guillermo Arenas en la rueda de prensa previa del partido que había que empezar fuertes y el equipo se aplicó. Manresa dejó en el banquillo de inicio a Trias y Nacho Martín. Y se equivocó. A su técnico Aleix Disen se le iban los demonios cada vez que veía el electrónico del primer cuarto con un Levitec de etiqueta y brega, de pajarita y mono de trabajo. Un 26-14 gracias a un 63% de acierto en el tiro de dos y un 66 de tres.

El partido siguió por el mismo camino durante buena parte del mismo. Levitec mantenía a raya a Manresa con diferencias por encima de esa barrera psicológica de 10 puntos. Y si el quinteto catalán conectaba un par de buenas defensas y ataques, pronto respondían los de Guillermo Arenas con la misma medicina. El partido se emborronó en el segundo cuarto con una tangana provocada por Hamilton ante un gran Vashil que se saldó con técnica para el jugador manresano con 37-23 en el electrónico.

Fimado el primer acto, la reanudación llegó con problemas para el Levitec al ver Motos su cuarta personal con todo un mundo para acabar el tercer cuarto. Dos exHuesca como Gintvainis y Lluis Costa redujeron la diferencia a(49-43) y el Peñas empezaba a acumular faltas que llevaban al rival a los tiros libres. El partido entró en una fase fea `para los intereses locales que vio cómo el fondo del banquillo empezaba a pasar factura. Además, Trías castigaba bajo aros por calidad y por permisibilidad y eso suponía que se encendiera la alerta. Él fue el encargado de empatar el partido desde la línea de personal y de poner la primera diferencia a favor de su equipo sin tiempo de reacción. Levitec perdió un partido que por justicia debería haber ganado.

Fotos: C.Pascual