Un duro partido, en el que el Bada supo llevar la delantera, prácticamente todo el tiempo, y sentenciar con un 28 – 31.

Marcador final del partido

28-Condes de Albarei Teucro: Santana (p), Iván Fernández (3), Balázquez (6), Quintas, Saurín (1), Dani Hernández (10), Moledo (2). Siete inicial. Jorge Lloria (ps), Medina (2), Méndez (4), Gabriel Moyano, Gómez, Iglesias, Gehrhart y Pereiro.

31-Bada Huesca: Jorge Gómez (p), Carmona (1), Marcelo (5), Teixeira (8), Carró (3), Dijà (1) y Adriá Pérez (5). Siete inicial. Dani Arguillas (ps), Lucas Abadía, Val (1), Camas, Oier (2), Ciric (1), Mira (2), Zungri (1) y Bonanno (1).

Parciales cada cinco minutos: 2-3, 3-7, 5-9, 9-11, 11-13, 12-17 (descanso) 14-19, 16-21, 19-24, 22-26, 27-29 y 28-31.

Árbitros: Escoda-Sánchez. Excluidos Medina, Blázquez, Quintas, Fernández, Saurín, Moledo e Iglesias por el Teucro; Carmona, Carró, Oier, Arguillas (2) y Bonanno (2).

Incidencias: Partido correspondiente a la vigésimo primera jornada de la liga Asobal disputado en el pabellón municipal de Pontevedra ante unos 800 espectadores.

Tres paradas de Jorge Gómez Lite en la recta final del encuentro, incluido un penalti y el posterior lanzamiento de Dani Hernández tras coger el rechace, certificaron este sábado el triunfo del Bada Huesca por 28-31 en la pista del Condes de Albarei Teucro.

Un mal arranque de partido, en el que sufrió para superar el intenso sistema defensivo 6-0 de los oscenses, lastró al equipo gallego, al que castigó el Huesca con continuos contraataques cada vez que cometía una pérdida en el ataque posicional.

Aprovechando dos exclusiones prácticamente seguidas de su rival, los visitantes cogieron pronto una ventaja de cinco goles que le dio mucha tranquilidad (3-8, 6-11).

La dirección de Cruz Junior y el brazo de Marcelo y Teixeira hacían daño al Teucro, que reaccionó pasado el ecuador del primer tiempo con un parcial 3-0 que lo acercó en el electrónico (9-11, min.19).

Pero una nueva exclusión -la cuarta en veinte minutos- oxigenó al Huesca, que pegó otro estirón para irse cinco arriba al descanso (12-17). En la reanudación el Teucro entró más enchufado, sobre todo en defensa, pero su desesperación con la actuación arbitral le terminó de sacar del choque.

Su entrenador, Quique Domínguez, pidió tiempo muerto (18-24, min.44). Metió en pista al portero García Lloria y dos paradas suyas, acompañadas de otros dos tantos, hicieron creer al equipo en la remontada pese a desaprovechar la primera oportunidad para situarse a tres después de su enésima pérdida.

El Huesca ya sufría mucho más para marcar. Sobrevivía gracias a su defensa. Pero el Teucro, con un parcial 4-1, obligó a Nolasco a pedir tiempo muerto a falta de seis minutos y con 26-28 en el electrónico.

Efe