Diez últimos minutos desastrosos han dejado fuera de la final a 8 de la Copa del Rey al Bada Huesca.

Marcador final del partido

27-Puente Genil: Oliva, Rudovic, Nacho Moya (4), Chispi, Leo Almeida (4), Cuenca (2) y Bujalance (3). Siete inicial. De Hita (ps), Juanlu Moyano (2), David Jiménez (7), Revin, Moreira (1), Costa (3p) y Mario Porras (1).

21-Bada Huesca: Jorge Gómez (p), Teixeira (2), Marcelo (7), Carmona (3, 2p), Dija (4, 2p), Adriá Pérez (2) y Carró. Siete inicial. Arguillas (ps), Oier García (1), Val (1), Mira, Zungri y Bonano (1).

Parciales cada cinco minutos: 1-3, 3-5, 7-6, 10-8, 12-12, 13-13 (descanso) 16-15, 17-16, 19-18, 22-19, 24-21 y 27-21.

Árbitros: Monjo y Soria. Excluidos Costas, Revin (2), Vázquez y Almeida (roja); Val, Carró (2), Mira y Bonanno (2).

Tremendo. A falta de 16 minutos para el final, cuando el marcador lucía un 19-18 producto del equilibrio entre ambos sietes, el Bada desapareció. Se hundió sin defensa y sin acierto en el ataque ante un Oliva que se creció. El peor momento del Bada Huesca llegó en ese momento. Del 19-18 se pasó a un 21-19 y un balón parado por Oliva que puso el 22-19 en el electrónico y obligó a Nolasco a parar el reloj. Puente Genil vio hueco por donde entrar para hacer daño y abrió una ventana llena de posibilidades para dar la sorpresa. Una contra firmada por Bujalance marcó la frontera del miedo. 23-19 en el marcador, la renta de la ida acortada, el corazón del siete altoaragonés en un puño y Oliva en un 43% de acierto. Y por delante, 10 minutos de partido. Todo un mundo. El pavor llegó a 4 minutos del final con un gol de Cuenca que redujo la renta de la ida del Bada a la nada 26-21 y David Jiménez dejó la eliminatoria en Puente Genil 27-21 con menos de dos minutos para el final. El resultado ya no se movió.

Y nada hacía indicar en el inicio que el partido, que la eliminatoria iba a tomar ese camino. El Bada marcó pronto diferencias a su favor. Dominó con un 2-5 sin llegar a los 8 minutos de juego. Pero ya se sabe que esto es muy largo, que las diferencias entre los equipos son inferiores a lo que dicta la clasificación, que esta es una competición especial y que un par de despistes pueden horadar cualquier esperanza. Puente Genil se enchufó con la buena portería de Oliva y no solo acortó distancias sino que se puso por encima tan solo seis minutos después (7-6). El partido viajó equilibrado en el primer acto. Si bien los andaluces gozaron de rentas de 3 goles a su favor (10-7 min.18) con gol del central Moya, al ataque siguiente Bada lo sujetaba en el electrónico para evitar sustos.

Con el equilibrio se llegó al descanso y en un partido definitivo de eliminatoria de Copa con varias interrogantes. Si la renta sería suficiente, si después de 30 minutos de equilibrio Puente Genil daría la eliminatoria por perdida y si el Bada propondría un balonmano control al jugar con el marcador global a favor. Y a las cuestiones las respondió Puente Genil con todo a su favor: n i la renta fue suficiente, ni dio la eliminatoria por perdida ni el Bada pudo controlar el partido cuando entró en su momento clave. Y es que el siete altoaragonés se diluyó sin defensa y sin ataque.