El Bada Huesca logró una cómoda victoria en su visita al Benidorm que le mantiene en la lucha por alcanzar una plaza europea, ante un rival demasiado errático que se aleja de la octava posición.

Marcador final del partido

27-BM Benidorm: Mijuskovic (p), Emilio Esteban (4), Simonet (3), Carlos Grau (5), Eloy (1), Pavan (4), Cuartero (1). Siete inicial. Makaria (ps), Rivero (3), Robles (2), Torrico, Salinas, Calderón, Corzo (3), Rodríguez y Marchán (1).

30-Bada Huesca: Jorge Gómez (p), Carmona (1), Marcelo (7), Bonanno, Teixeira, Dijà (2), Adrià Pérez (10). Siete incial. Arguillas (ps,1), Abadía, Val, Camas, Carró (3), Ciric (2) , Zungri (1) y Miana (3).

Árbitros: Merino Mori y Moyano Prieto (Colegio Castilla-León). Mostraron tarjeta amarilla a Bonanno y Carró por el Bada Huesca, y a Grau y Simonet por el Benidorm. Excluyeron dos minutos a Eloy (2), Grau y Pabán, por el Benidorm.

Parciales cada cinco minutos: 1-1, 2-3, 4-6, 7-8, 10-9, 12-13 (descanso) 14-15, 14-17, 16-19, 18-22, 21-27 y 27-30.

Incidencias: Encuentro de la vigésima sexta jornada disputado en el Palacio de Deportes de Altea ante unos 850 aficionados.

El conjunto oscense, liderado en ataque por Adriá Pérez, autor de diez tantos, y por Marcelo, que anotó seis, no dio opción al de Zupo Equisoain, que volvió a perder como local, una jornada más, los puntos que consigue a domicilio.

El encuentro comenzó muy equilibrado, ya que ambos equipos se repartían errores, sobre todo en ataque. El Bada Huesca fue el primero que logró ajustar su juego ofensivo gracias a Adriá Pérez, letal desde el extremo.

Equisoain pidió un tiempo muerto para intentar frenar la escapada oscense (4-7) y su equipo reaccionó de la mano de los cubanos Robles y Rivero. El Benidorm llegó a remontar el marcador y a situarse por delante (10-9).

Sin embargo, el conjunto de Nolasco, de nuevo con Adriá y Marcelo como anotadores, logró alcanzar el descanso con una mínima ventaja.

La igualdad del primer periodo saltó por los aires en los primeros compases del segundo acto, en los que el Benidorm entró en colapso.

El conjunto alicantino se quedó paralizado durante 12 minutos en ataque y el Huesca lo aprovechó para abrir una distancia (14-20) que le permitió afrontar la recta final del encuentro con comodidad.

Solo en los últimos minutos, gracias a una defensa al hombre por toda la pista del Benidorm y al exceso de confianza del Huesca, el encuentro ganó algo de emoción al ajustarse el marcador a falta de dos minutos (26-28).

Pero de nuevo Marcelo salió al rescate del Huesca para disipar las dudas y lograr un triunfo que mantiene la buena racha oscense en tierras alicantinas, donde nunca ha perdido.

Efe

El equipo oscense en un tiempo muerto / Foto: BM Benidorm