No es cómo empieza si no cómo acaba. Tercer partido consecutivo que la SD Huesca empieza perdiendo y acaba remontando, haciendo costumbre de despertar con un gol en contra. Victoria que acuesta al equipo en el liderato y que aleja al Granada CF de los puestos de play-off.

Marcador final del partido

2-SD Huesca: Remiro, Moi Gómez (Sastre, 82’), Jair, Aguilera, Ferreiro (Akapo, 73’), Melero (Luso, 68’), Cucho, Pulido, Chimy Ávila, Alexánder, Brezancic.

1-Granada CF: Rui Silva, Chico Flores, Álex Martínez, Salvador Agra (Pedro Sánchez, 76’), Adrián Ramos, Machis, Kunde, Quini, Montoro (Sergio Peña, 62’), Saunier (Rey Manaj, 62’), Alberto Martín.

Árbitro: Valdés Aller (comité castellano – leonés). Amonestó con amarilla a Álex Martínez (21’), Montoro (31’), Alexánder (32’), Chimy Ávila (55’), Brezancic (61’), Rey Manaj (69’), Quini (78’), Pierre Kunde (90+3’).

Goles: 0-1 Ramos (19’), 1-1 Cucho (26’), 2-1 Melero (P) (42’).

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésimo séptima jornada de LaLiga 1/2/3 entre la SD Huesca, y el Granada CF disputado en el estadio del Alcoraz ante 4.579 espectadores.

Comienza el encuentro con un Alcoraz encharcado que no deja correr bien la pelota después de la tormenta que ha pasado por la ciudad de Huesca en las horas previas.

Pronto se plasman las necesidades de ambos conjuntos en este partido en el que el empate no dejaría satisfecho a ninguno. Un despeje de Brezancic en su propio campo se convierte en un balón largo en el que casi se mete en problemas Rui Silva, y apenas un par de minutos después la habilidad de Machis le mete hasta la cocina hasta que los locales despejan en varias ocasiones para evitar el peligro.

Se va acercando más el conjunto local a la portería norte, defendida por Rui Silva, con el paso de los minutos. Ocasiones en los pies de Cucho, quien no llega a definir por un gran charco que le frenó el balón; otra que peina Chimy y remata el Cucho sin ángulo al exterior de la red y una tercera de Ferreiro con la cabeza abajo tras un centro de Alexander. Tres acciones muy seguidas que van decantando el dominio del juego hacia los azulgrana. Sin embargo, cuando mejor está jugando el equipo de Rubi llegaría una contra con un balón largo hacia Machis en el lado izquierdo quien no tarda en centrar un balón al área que encuentra la cabeza de Ramos, en el área pequeña, en un remate abajo y al palo corto al que no llega Remiro. Se adelantan los andaluces ante la sorpresa y decepción de la afición.

No se aprecia una rápida reacción en estos primeros minutos, dejando a la grada un poco fría, hasta que una falta botada desde la izquierda por Moi Gómez lo remata el Cucho adelantándose a las manos de Rui Silva para poner el empate y hacer estallar a la afición, que vuelve a animar a su equipo viendo como se reinicia el marcador. Volvemos a ver el partido inicial en el que se ven los nervios por llegar con velocidad al área rival en un terreno de juego que no admite errores ni despistes; los charcos escondidos cambian el rumbo de las jugadas a un ritmo impresionante.

Últimos minutos de la primera parte y una incursión al área de Ferreiro en la que parece no saber que hacer acaba regateando a Machis, quien deja la pierna en un error que le pasaría factura, haciendo que el colegiado señalase penalti a favor de la SD Huesca; penalti que transformaría Melero a la izquierda del meta visitante para adelantar a los azulgrana por primera vez esta tarde en el marcador. Jugadores a vestuarios.

Sale de vestuarios el Granada teniendo muy claro que debe marcar para seguir con sus objetivos intactos, acorralando al conjunto local en su área cuando se reanuda la lluvia, haciendo que las esperanzas de que se secasen los charcos se desvanezcan y volviendo a provocar un juego cada vez más trabado. Claro ejemplo de esto es un remate de Agra al larguero y otro de Chico Flores que sale rozando el palo.

Mediada la segunda parte la lluvia es tan intensa que se generan unos enormes charcos por todo el campo, no se sabe si el balón se va a parar en uno o si va a salir disparado una vez contacte con el césped. Poco reseñable durante estos minutos; a falta de diez minutos un balón raro queda en el área y lo despeja Akapo, en su regreso a los terrenos de juego, pensando que saldría, sin embargo caería en un charco y seguiría una jugada de peligro y rebotes hasta que es Moi Gómez quien acierta a despejar el balón. Jugador que sería sustituido tras un golpe recibido apenas un minuto después.

El estado del terreno de juego es tan difícil que no hay apenas ocasiones o hechos que destacar. Se ven los charcos a lo largo y ancho del campo y jugar aquí se hace casi imposible. La última, la que tuvo el corazón de la grada en un puño, fue un mano a mano que despeja Remiro en el tiempo añadido; lo que le consigue mantener el resultado y una ovación por parte de la afición que tanto valora a su guardameta.

Final del encuentro y tres puntos más que se quedan en El Alcoraz, donde se vieron 45’ de fútbol y otros 45’ de lucha contra un campo encharcado por una lluvia muy fuerte y constante, que empezó a caer en el descanso, que no dejó jugar al fútbol.

Fotos: C.Pascual