Nolasco defiende que hasta el último momento hay que agotar las posibilidades para que el Bada Huesca esté la próxima campaña en una competición internacional. Y tiene 60 minutos por delante para conseguirlo.

Marcador final del partido

29-Bada Huesca: Jorge Gómez (p), Lucas Abadía (2), Marcelo (4), Carró (4), Dijà (1), Teixeira (5) y Adrià Pérez (1). Siete inicial. Dani Arguillas (ps), Val (2), Carmona (3), Zungri (2), Camas (1), Oier (2), Ciric (2) y Malo.

22-Cangas: Moyano (p), Otero (2), Soliño, Gavidia, Cerqueira (2), Potic (7) y Vujovic (3). Siete inicial. Silva (ps), Jesús Soliño (1), Cancio, Estévez (1), Menduiña (4) y Muratovic (2).

Parciales cada cinco minutos: 2-1, 3-4, 5-4, 8-8, 11-10, 13-13 (descanso) 15-15, 18-17, 21-18, 22-19, 25-20 y 29-22.

Árbitros: Jesús y Jorge Escudero. Excluido Carró por el Bada Huescay Cancio por el Cangas.

Esta tarde ha perdido Anaitasuna contra el Barça y Cuenca ganó su compromiso por lo que si se produce la próxima jornada un triple empate en la clasificación o se gana a los manchegos. El objetivo estará conseguido. Cuenca no es precisamente una cancha cómoda. No lo es cuando hay dos puntos en juego por lo que menos aún cuando esos puntos significan ir a Europa.

Para abrir esa puerta era necesario ganar esta tarde en un partido cargado de simbolismo ya que ha sido la despedida del Palacio de Dijà, Teixeira, Ciric y Abadía. Para la historia quedará que el último tanto de esta campaña al calor de la afición ha llevado la firma de Dijà. Un siete metros para certificar el 29-22 final. Dos minutos antes del final, Nolasco paró el partido en homenaje a los cuatro jugadores para que la afición les rindiera un aplauso lleno de cariño. Buena parte de la grada en pie para despedirles por los servicios prestados. Luego, tras el bocinazo final, abrazos interminables y ojos contenidos para evitar que saltaran las lágrimas. La plantilla manteó a cada uno de los que no siguen como homenaje y hubo foto conjunto con la peña del equipo.

Fueron minutos intensos. De esos que elevan la emoción y aparcan la realidad de que es necesario tomar decisiones para seguir creciendo, evolucionando que le llaman ahora.

El partido fue intenso. Cangas tiene a dos tipos como Muratovic y Potic que siempre son una amenaza desde la priemera línea. Tipos inmensos y con brazos. Los Cerqueira, Cancio, Castro y Gaviria son parte del vestuario de un equipo que ha salvado la campaña por los pelos y ejemplo de que si un equipo así rozó el infierno es que esta Asobal tiene bloques potentes.

Ha habido mucho equilibrio en el marcador durante muchos minutos. Sin gobierno claro, el partido ha entrado en la rutina de gol por gol y fallo por fallo. La clave ha estado en cinco minutos magistrales de Dani Arguillas. Los que van del minuto 42 al 47. Con 20-18 ha parado un 7 metros y de lo que hubiera sido un 20-19 se pasó a un 22-18.

Con el Bada más asentado atrás y sin perder balones en ataque, el siete de Nolasco no ha tenido mayor problema para sumar dos puntos ante un Cangas que ha tenido en Potic a su máximo artillero.

Ahora toca ese último esfuerzo al que se espera que llegue Bonanno, lesionado en el último entrenamiento del equipo el pasado viernes, para meter más brillo a una buena temporada que puede ser genial si consigue regresar a una competición internacional.

Fotos: C.Pascual